Sacar provecho del fracaso

imagen: 123RF.com

imagen: 123RF.com

Nadie quiere fallar, pero sigue siendo parte de la realidad del ser humano; en algún momento de nuestra vida vamos a experimentar el fracaso.

No sólo el optimista que llevo en mí cree que el fracaso lleva al éxito, también mi yo realista lo cree. La gente a veces siente tanto miedo al fracaso que nunca se atreve a soñar en grande. Deténgase un momento y piense en un momento de su vida en el que falló en algo importante para usted. Es probable que, además del ego afectado y el impacto emocional que el fracaso pudo haber tenido sobre usted, haya salido siendo una persona más fuerte, más resistente y decidida.

La habilidad más importante que se debe aprender es no dejar que el fracaso le impida intentarlo de nuevo. El fracaso provoca miedo, porque es un desconocido. La sensación real de fracaso no es desconocida porque en algún momento todos hemos fallado en algo. La buena noticia es que todavía estamos aquí. El fracaso sólo nos devasta si se lo permitimos. Usted puede caer sin hacerse pedazos, y saber que va a estar bien. El sol siempre va a salir en la mañana.

Para tener éxito a partir del fracaso es necesario tener la sabiduría y la habilidad para preguntarse dos cosas:

  1. ¿Qué ha pasado?
  2. ¿Qué aprendí?

Con las respuestas a estas dos preguntas importantes, usted puede seguir adelante. Una vez que internalice la idea de que sin fracaso no se puede crecer, no se puede aprender a corregir el curso, no se puede dar el siguiente paso hacia el logro de su visión, usted será capaz de manifestar el éxito en un nivel aún más profundo. Fallar es la parte fácil, es, cómo manejar el fracaso, lo que, o bien lo detiene o le permite avanzar en su vida, su carrera y sus relaciones.

Algunos de los visionarios más fascinantes y exitosos del mundo han superado el fracaso para alcanzar el éxito. ¿Dónde estaríamos sin la bombilla, el avión o la línea de montaje? Thomas Edison, los hermanos Wright y Henry Ford son sólo algunos de los muchos innovadores de todos los tiempos que superaron la adversidad y el fracaso. Es inspirador saber que Walt Disney, Elvis y Vincent van Gogh tenía el compromiso inquebrantable de no renunciar a sus sueños, incluso después de un fracaso.

He aquí cinco maneras de ver el lado bueno de nuestros fracasos, para que podamos ser más generosos con nosotros mismos y abrirnos al éxito:

1. Acepte sus errores. No se esconda de ellos; enfréntelos sin culpa ni vergüenza. Si el asunto se trataba de una oportunidad perdida, una mala decisión, una mala idea, o una combinación de los tres, entienda que nadie es perfecto.

2. Sea realista con sus expectativas. ¿Se ha preparado para el fracaso? Fueron las expectativas de sus resultados demasiado elevados para empezar y nunca se dio una oportunidad justa? Cosas como ir en una primera cita y no obtener una propuesta de matrimonio, o tratar de perder 15 kilos en 30 días sin necesidad de reducir la ingesta de calorías. Identifique dónde saboteó su éxito justo antes de empezar.

3. Dese reconocimiento a si mismo por intentarlo. No es que el fracaso sea algo de lo que usted puede estar orgulloso, pero dese crédito por tratar en primer lugar. Sea amable con usted mismo, usted no es el enemigo.

4. Ponga el botón de pausa. Antes de auto-castigarse al respecto, siéntase orgulloso y reconozca que fue una experiencia de aprendizaje; sin conocimiento no se puede crecer. Sea agradecido por la oportunidad que tiene por causa de su fracaso.

5. Es hora de seguir adelante. Sienta entusiasmo con las posibilidades que vienen para usted. No quiero sonar como un cliché, pero no es casualidad lo que dice la frase «con cada puerta que se cierra, una nueva puerta se abre”. Es una verdad, pero hay que creerlo y dejar atrás el pasado.

Usted puede lograr más éxito en su vida cuando deja espacio para el fracaso. Se nos enseña a temprana edad que el fracaso nos define. Sólo usted puede permitir que el fracaso lo defina. Dejar que el fracaso le defina es una creencia personal, y sus creencias se pueden cambiar cuando usted decide cambiarlas. Si usted se enfrenta a su fracaso en un intento de entenderlo y agradecer por la sabiduría que transfiere, su vida será más rica, más profunda y más satisfactoria.