LA SEXALESCENCIA

LA SEXALESCENCIA

Se ha detectado una nueva generación que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta o setenta años.

Es una generación que ha desechado la palabra «sexagenario», porque sencillamente envejecer no está entre sus planes.

Se trata de una novedad demográfica similar a cuando apareció en su momento la «adolescencia», que también fue una generación social nueva surgida a mediados del siglo XX para identificar a la de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta ese momento dónde meterse, ni cómo vestirse.

Este nuevo grupo humano que tienen entre sesenta y setenta años ha llevado una vida considerada satisfactoria. Son hombres y mujeres independientes que han trabajado por mucho tiempo y logrado cambiar el significado lastimero que se tuvo durante años respecto al trabajo. Fuera de angustiosas oficinas, esta gente buscó y encontró la actividad que más le gustaba y se ganó la vida con eso. Por eso se sienten completos, y algunos ni sueñan con jubilarse. Los que ya se han jubilado disfrutan en su totalidad de cada uno de sus días sin miedo al ocio o a la soledad y por el contrario crecen en su interior al vivirlas. Disfrutan de la vida, porque después de años de trabajo, levantar hijos, privaciones, afanes y acontecimientos fortuitos bien vale mirar el mar con la mente vacía o ver volar una paloma desde la terraza del edificio de apartamentos. Más que jubilados viven con júbilo, y tratan de contagiar a sus congéneres y a los jóvenes, una actitud de gran vitalidad.

Dentro de esa sociedad de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel brillante. Las mujeres han acumulado grandes experiencias al haber tenido la oportunidad y valentía de hacer su voluntad, comparadas con sus madres que sólo podían obedecer, y al ocupar lugares en la sociedad que sus madres ni habrían soñado. Esta mujer sexalescente pudo sobrevivir a la embriaguez de poder que le dio el feminismo de los años 60. En aquellos momentos de su juventud, de tantos cambios, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad. Algunas decidieron vivir solas, otras estudiaron carreras que tradicionalmente habían sido seguidas por hombres, otras eligieron tener hijos, otras eligieron no tenerlos, fueron periodistas, atletas o crearon su propio empresa; cada una hizo su voluntad. Reconocemos que no fue fácil y aun siguen forjando su camino diariamente.

Dentro de todas estas experiencias, algunas cosas ya pueden darse por conocidas, como por ejemplo, que no son personas detenidas en el tiempo; la gente de «sesenta o setenta», hombres y mujeres, maneja la computadora como si lo hubiera hecho siempre. Se escriben, y se ven, con los hijos que están lejos y contactan a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y experiencias. Por lo general están satisfechos de su estado civil. Y cuando no lo están, no se conforman y buscan cambiarlo. Muy raramente rompen a llorar sentimentalmente. Tienen más conciencia de disfrutar todo a plenitud.

A diferencia de los jóvenes; los sexalescentes conocen y evalúan todos los riesgos. Nadie llora cuando pierde: sólo reflexiona, y luego decide emprender nuevamente.

Ellos ya saben que el optimismo protege el cerebro, que una actitud positiva equilibra el sistema inmunológico, que el corazón resiste mejor cuando hay voluntad y que todo es más sano cuando se aprende a caminar a conciencia plena por la vida. No se emite juicio, evaluaciones ni prejuicios, o, al menos, intentan mitigar esas tentaciones.

Esta gente comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada. Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo. Los hombres no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, y las mujeres no sueñan con tener la figura exquisita de una vedette. En lugar de eso conocen la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente o de una sonrisa enriquecida por la experiencia. Hoy la gente de 60 o 70, está estrenando una edad que todavía no tiene nombre; antes los de esa edad eran viejos y hoy ya no lo son, hoy están a plenitud física (con sus dignos achaques) e intelectualmente. Recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también lleva dificultades y nostalgias y ellos lo saben. La gente de 60 y 70 de hoy, celebra el sol cada mañana y sonríe con frecuencia. Esta gente sigue haciendo planes para su propia vida y no para la vida de los demás.

CÓMO TRANSFORMAR SU VIDA EN 6 MINUTOS AL DÍA

CÓMO TRANSFORMAR SU VIDA EN 6 MINUTOS AL DÍA

Está ocupado? Extraño, pensé que era sólo yo.

No importa dónde usted esté en la vida en este momento, hay al menos una cosa que usted y yo tenemos en común: queremos mejorar nuestra vida y a nosotros mismos. No estoy diciendo que haya algo malo con nosotros, pero como seres humanos nacemos con el deseo de crecer y mejorar continuamente. Yo creo que esto va dentro de todos nosotros. Sin embargo, la mayoría de la gente se despierta cada día y ve su vida prácticamente sin cambios.

Si se midieran el éxito y la satisfacción en una escala de 1 a 10, sería logico decir que todo el mundo querría vivir todos los aspectos de su vida en un nivel 10.

Aquí está el truco: Para crear la vida nivel 10 que usted desea en última instancia, primero debe dedicar tiempo cada día para convertirse en una persona de nivel 10 que es capaz de crear y mantener ese nivel de éxito.

Pero, ¿quién tiene tiempo para eso, verdad? Afortunadamente, hay un método para hacerlo en tan sólo seis minutos al día.

Introduzca los SALVA vida, una secuencia que combina las seis prácticas de desarrollo personal más eficaces conocidas por el hombre. Aunque alguien podría invertir horas en estas prácticas, sólo se tarda un minuto por cada una – o seis minutos en total – para ver resultados extraordinarios.

Imagine empezar de la siguiente manera los primeros seis minutos de cada mañana:

Minuto 1: S por Silencio.

En lugar de parar la alarma y, a continuación correr a través de su día sintiéndose estresado y abrumado, invierta su primer minuto sentándose en silencio con un propósito. Siéntese en silencio, en calma y en paz y respire profundamente. Tal vez usted medite. Céntrese y cree un estado mental óptimo que le conduzca de manera efectiva por el resto del día.

Tal vez usted rece una oración de gratitud y aprecie el momento. Al sentarse en silencio, aquiete su mente, relaje el cuerpo y permita que su estrés se desvanezca. Usted desarrolla un sentido más profundo de claridad, propósito y dirección.

Minuto 2: A por Afirmaciones.

Saque y lea su hoja de afirmaciones, declaraciones escritas que le recuerdan su potencial ilimitado, sus metas más importantes y las acciones que debe tomar hoy para lograrlas. Leyendo los recordatorios de cuán capaz es realmente, le sirve de motivación. Viendo las acciones que debe tomar, usted se re-energiza para centrarse en hacer hoy lo que es necesario para llevar su vida al siguiente nivel.

Minuto 3. V por Visualización.

Cierre los ojos y visualice cómo se verá y se sentirá cuando logre sus metas. Visualice su visión ideal. Eso aumenta su creencia de que es posible y su deseo de que sea una realidad.

Minuto 4. E por Ejercicio.

Levántese y mueva su cuerpo durante 60 segundos, el tiempo suficiente para aumentar el flujo de sangre y oxigenar su cerebro. Usted podría hacer fácilmente un minuto de saltos, flexiones o abdominales. El punto es que aumente el ritmo cardíaco, genere energía y aumente su capacidad de estar alerta y concentrado.

Minuto 5. L por Lectura.

Tome el libro de autoayuda que estás leyendo y lea una página, tal vez dos. Aprenda una nueva idea, algo que pueda incorporar en su día, que mejorará sus resultados en el trabajo o en sus relaciones. Descubra algo nuevo que pueda utilizar para pensar mejor, sentirse mejor y vivir mejor.

Minuto 6. E por escritura.

Saque su diario y tome un minuto para escribir algo por lo que usted esté agradecido, algo por lo que está orgulloso y uno a tres resultados con lo que esté comprometido para lograr en el día. De este modo, se crea la claridad y la motivación que necesita para tomar acciones.

Comience hoy mismo.

¿Cómo se sentiría al utilizar de esa manera los primeros seis minutos de cada día? ¿Cómo mejoraría la calidad de su día, y de su vida? Todos estamos de acuerdo en que invertir un mínimo de seis minutos para convertirse en la persona que tenemos que ser para crear la vida que realmente queremos no sólo es razonable, es una necesidad absoluta.

Traducido del artículo “How to Transform Your Life in 6 Minutes a Day”, por Hal Elrod.

Publicado en OCTUBRE 03, 2014, en http://www.entrepreneur.com/article/238075

ACTITUD ES UNA PEQUEÑA COSA QUE HACE UNA GRAN DIFERENCIA

Cómo vivir cada día con una mentalidad positiva

 

Nuestra actitud es una combinación de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Nuestra actitud es nuestra declaración al mundo de lo que realmente somos, independientemente de lo que decimos. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras actitudes.

 

Nuestra actitud es el factor principal en la determinación de si tendremos éxito o no en nuestras carreras y los negocios, en la construcción de nuestras familias y en todas las otras áreas de nuestras vidas.

Los pensamientos positivos son las semillas de actitudes positivas, y las actitudes positivas son las semillas de resultados positivos. Una nueva actitud siempre produce un nuevo resultado.

 

La Biblia dice: «Serás renovado mediante la renovación de vuestra mente». Para cambiar lo que somos, tenemos que cambiar nuestra forma de pensar. La Prosperidad sin duda comienza con un estado de ánimo positivo.

 

Los pensamientos que alojamos en nuestra mente determinan la forma en que sentimos, lo que finalmente se refleja en nuestras acciones. A menos que elijamos nuestros propios pensamientos, terminaremos siguiendo los pensamientos de otras personas. Sólo nosotros podemos dominar nuestros propios pensamientos.

 

Tenemos dentro de nosotros mismos todo lo que se necesita para vivir una vida feliz. La felicidad no es el destino, sino, una forma de viajar.

 

Hasta dónde podemos subir en esta vida está determinado únicamente por nuestra actitud. Al igual que un avión. Cuando el indicador de actitud indica que la nariz de la aeronave cabecea hacia arriba, significa que está subiendo y ganando altura. ¿Cuál es su lectura del indicador de actitud? Mire hacia arriba y subirá.

 

Un estudio de la Universidad de Harvard reveló que el 85% de las razones del éxito, logros, promociones, etc. son resultado de nuestras actitudes y sólo el 15% son el resultado de la experiencia técnica. Aún así, nuestro sistema escolar actual usa el 90% de sus fondos para enseñar hechos, y sólo el 10% en la formación de nuestras actitudes. Nuestra mente es como un jardín: puede devolver sólo lo que ponemos en él.

 

De la fe al miedo

 

Sabía que algo estaba mal en mayo 1987 cuando los pensamientos de miedo e incredulidad comenzaron a aflorar a través de mi mente. Empecé a temer lo peor para cada área de mi vida. Cada mérito apareció como un pasivo potencial. Cada posible éxito se cernía como un probable fracaso y cada ganancia realizable parecía una posible pérdida. Esta fue sin duda mi primera experiencia con la negatividad y el miedo al fracaso.

 

Al escuchar las puertas de la cárcel del pesimismo cerrarse de golpe en mi mente, mi primer temor fue que había sido sentenciado de por vida. Gracias a Dios, encontré las llaves para abrir esas puertas, y una vez más la oportunidad de experimentar la libertad de una actitud mental positiva y la fe. Elegí darme mi propio indulto. Así que usted también puede! Es hora de tomar el control de sus pensamientos.

 

La Biblia dice: «Como un hombre piensa en su corazón, así es él.»

 

Pensar en su corazón es diferente de pensar en su cabeza. Pensar en su cabeza es teología… es conocimiento… es experticia. Pensar en su corazón es lo que usted realmente cree… es sabiduría… es pasión… convicciones… su motor interno. Se trata de sus acciones!

 

7 hábitos que garantizan una actitud positiva todos los días

 

A continuación siete hábitos que le garantizan tener una actitud positiva todos los días, a pesar de su actual situación, las condiciones, o el medio ambiente.

 

  1. Despierte temprano. Me despierto cada mañana a las 5:00 AM. Este es mi tiempo tranquilo para leer, orar y hacer ejercicio.

 

  1. Lo primero que Ud. debe hacer es sonreír. Dígase a sí mismo «Este día lo hizo Dios para mi, voy a ser feliz en él.» Entonces tome 30 inspiraciones profundas por la nariz para que sus pulmones se llenen de oxígeno.

 

  1. Haga ejercicio físico. No importa cómo, pero ponga su cuerpo en movimiento durante al menos cinco o diez minutos. Lo mejor es algún tipo de salto hacia arriba y hacia abajo para activar la glándula pituitaria. Luego estire los músculos.

 

  1. Cante en la ducha. Otro ritual que tengo es cantar en la ducha. Realmente usted y todos los demás miembros de su familia en la casa se ponen de mejor humor cuando hay música.

 

  1. Obtenga la ayuda que necesite. No sé por qué nos resulta tan difícil. Una meta representa un nuevo camino, un nuevo territorio. Eso significa que no se sabe cómo recorrerlo. Ese hecho es realmente esencial para establecer las metas importantes. Una vez que tenga un motivo, los recursos comenzarán a materializarse.

 

  1. Coma un buen desayuno mientras escucha música energizante. Con lo que alimentamos nuestra mente es tan importante como lo que usamos para alimenta nuestros cuerpos.

 

  1. Exprese su gratitud dondequiera que vaya. La gente agradecida siempre tiene una actitud positiva. A la gente le parece muy atractiva una actitud de gratitud.

 

Yo contrato según la actitud, sabiendo que siempre puedo entrenar para lograr habilidades. ~ Ben Kubassek. #citas

 

Traducción del artículo en Ingles “ATTITUDE — the BIG Difference” por Benjamin Kubassek • February 5, 2015

 

http://kubassek.com/attitude-big-difference-2/